Searching...
29 oct. 2015

Las pequeñas cosas

Dicen que la felicidad está en las pequeñas cosas. Sobre todo si estás obligado a renunciar a las grandes…

El autismo nos obligó a aceptar que algunas de esas grandes cosas que habíamos planeado tendrían que esperar y a abrir los ojos de par en par para saborear los detalles que pasan desapercibidos.

Aceptarlo, la renuncia a algunos planes y a muchas cosas más, es un proceso largo y muy difícil, aunque imprescindible si no quieres caer en un pozo insalvable, en vez de pegarte un tortazo de vez en cuando.

Cuando lo asumes, empiezas a darle valor a cosas insignificantes, que nunca hubieras imaginado que pudieran colmarte de satisfacción: Tomarte un café sentado, pasear con cierta calma. Ver a Ares subirse las braguitas y el pantalón. Comprobar que empieza a hacer el gesto de quitarse la camiseta, que te da un pictograma de forma espontánea para pedirte agua o la tablet, que te mira a los ojos dos o tres segundos antes de seguir haciéndole cosquillas o que se sienta en la cafetería de siempre a comerse un croissant de chocolate.

Esas son nuestras pequeñas cosas. Esos pasitos grandes, que son saltos, aunque no lo sean. Ahí reside ahora nuestra felicidad.


IFTTT

Put the internet to work for you.

Turn off or edit this Recipe

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Blogging tips