Searching...
25 nov. 2014

Una fotografía

Ares PaseandoEl domingo salimos a pasear. Desde hace algún tiempo, podemos hacerlo sin vivir cada paso al borde de un ataque de nervios, sobre todo si salimos por lugares en los que Ares sabe dónde está el supermercado que vende Chupa-Chups o la cafetería que tiene los croissants que tanto le gustan.

El domingo hacía buen día, como ocurre últimamente en este otoño de mentira, y sólo una brisa suave nos aconsejó llevar una chaqueta por si acaso. Una brisa que arrancaba las hojas de los árboles.

Me separé de Esther y de Ares para capturar la imagen de las hojas cayendo a nuestro paso. La retoqué con ese programa que te hace sentir fotógrafo aunque no lo seas y me quedé mirando el resultado en la pantalla agrietada de mi teléfono.

La fotografía (la que ilustra el post) me pareció una metáfora: Ares avanzando por un camino incierto que se va difuminando, rodeada de gente que parecen extras de una película, que no se van a esforzar por formar parte del reparto principal, envuelta en el marrón grisáceo del otoño de la ciudad.

Luego pensé que después del otoño llega el invierno. Y luego la primavera y el verano. Pensé que el camino puede que nos lleve a un destino más claro que el de la imagen. Y pensé también que, sea como sea el trayecto, Ares siempre va a tener una mano, como en la foto, a la que agarrarse para recorrerlo.


IFTTT

Put the internet to work for you.

Turn off or edit this Recipe

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Blogging tips